Puerto Montt, domingo 19 de mayo de 2019   ir al Inicio  Contacto visitante Nº 440899
 
 
18 de enero de 2009

Compartir en Facebook


Principes tacaños y lugares remotos
Por Jorge Loncón

Se enojó don Pato Negrín y también el señor Opitz, presidente y secretario respectivamente del distrito (56) de RN, porque un periodista, refiriéndose al candidato presidencial de la derecha, lo calificó como “tacaño”, haciendo un símil con el príncipe Alberto de Mónaco. Tan real personaje, pasó derechito a Los Muermos, para concurrir a un exclusivo resort, en el que se encerró sin recibir –aparentemente- a nadie: pocos saben que el príncipe fue personalmente al domicilio del concejal de esa comuna, Julián González, y le pidió que intercediera para lograr una audiencia conmigo, cuestión que Julián no consiguió, porque una cosa son los amigos y otra cosa son las audiencias.

El caso es que don Pato y don Freddy montaron en cólera, y enviaron una carta furibunda al diario, que sería muy preocupante si no fuera risible. Incluso, es muy posible que se trate de una “pieza” de humor que la escasa capacidad de este escribiente aún no logra desentrañar. Si es así, este Bartleby se disculpa de antemano, aunque preferiría no hacerlo. Lo extraño del caso es que creo haber conocido al señor Negrín (en un funeral) y me llevé una estupenda impresión de él, lejana al “lector-político-censor” que se asoma entre las líneas de la cartita. Debo decir, además, que tengo una buena impresión del señor Opitz , aunque tal vez sea porque no lo conozco

El caso resulta más extraño todavía, si consideramos que don Pato y don Freddy, pertenecen al partido que lidera Carlos Larraín, un humorista auténtico, sobre todo porque no hace diferencia entre política y fundo y se parece a un desaparecido dirigente del radicalismo, que respondía a las mujeres diciendo “mire, mijita”, no por galantería, sino porque estaba seguro que ése era el trato correcto y no había ninguna razón para cambiar el lenguaje en el trayecto del fundo a la capital. Renovación es también el partido del socio y senador Kuschel, con quien es imposible enojarse; Renovación es el partido de la Diputada y vocera Lily Pérez, que con su pulóver mágico hace parar el tránsito, se instala ante los micrófonos y es tan precisa y contundente, que uno se siente tentado a ingresar a las filas de la derecha; Renovación es el partido del refrescante don Eduardo Becker y de don Pepe Segura, de quien se asegura será candidato a Diputado y se aseguró hace años asistencia jurídica gratuita.

Con tales datos, uno se pregunta cómo don Pato y don Freddy, reclaman por un supuesto “reportaje” y las emprenden con el autor: digo “supuesto”, porque el “reportaje” está desaparecido, no hay reportaje. Se trata de una nota de carácter – deliberadamente - magazinesco. Un reportaje, como producto periodístico, responde a tratamientos completamente distintos en la forma. Dicen estos caballeros que el autor - al usar la palabra “tacaño” en relación a Piñera -, deja clara su “tendencia izquierdista” (si esto se ha dicho en serio, corresponde que se integre a una antología de lo insólito). Y le agregan el calificativo de “envidioso” del éxito de personas que han logrado su fortuna “de una u otra manera”. No me ayude tanto, compadre, diría el candidato, porque hablar de fortunas que se hacen “de una u otra manera” puede sugerir a gente malintencionada – siempre hay - , que el abanderado de derecha hizo su fortuna de “una u otra manera”. Don Freddy sabe de estas cosas y tendría que haber repetido lo que el propio Sebastián Piñera dijo hace un tiempo: la fortuna que tiene la consiguió levantándose temprano. Testimonio personal: este modesto escribiente se levantaba las 06.15. Después de escuchar a Piñera, éste modesto escribiente comenzó a levantarse una hora antes. Y nada. Lo único que ha conseguido es quedarse dormido en las reuniones de trabajo, soñando que amortiza el crédito hipotecario que termina el 2025.

Opinar que un candidato presidencial es “tacaño” no es insultarlo ni puede servir de pretexto para tratar de “envidioso” a quien opina. Hay que “hacer pebre” el calificativo, demostrar que el calificativo no tiene asidero y no recurrir a la monserga de “izquierdistas” -como si aquello fuese un insulto- y, peor aún, estableciendo una extrañísima relación entre izquierda y “envidia”. La envidia, señores Negrín y Opitz, como cualquier sentimiento o impulso humano, es un “pecado capital” y “transversal”, usando terminología política en boga. Ustedes son dirigentes políticos y tienen la OBLIGACION de practicar el cuidado que exigen en el vocabulario ajeno. De hecho, si la carta no es chiste, es lejos lo más ofensivo que he leído en esa sección , para quienes no comulgan con el señor Piñera y que no son – necesariamente - envidiosos. Además, para tratar de envidioso al prójimo, hay que estar más allá del bien y del mal, como dijo este niño Nietzche, y no existen personas que encajen en esa categoría, aunque haya quienes se crean el cuento que interesadamente alguien les contó.

Como lector más o menos común y al corriente, comprendo que el periodista usa el “tacaño” para el príncipe, en orden a que no gastó un peso en su custodia personal, y ésta le fue proporcionada por Carabineros. Por esos días, Piñera cometió un error comunicacional. Había estado muy bien manteniéndose fuera del ámbito de las acciones del señor Farkas, porque no es mejor candidato quien tiene o quien regala más plata. Sin embargo, en un paseo le entregó diez mil pesos a un artista callejero. Error. Si no hubiese entregado nada, nadie lo habría tratado de Tacaño. De hecho, el periodista, al usar el vocablo, no hace más que repetir lo que “quedó en el aire”, estemos o no de acuerdo con ello.

La cartita – sobre la manga – de los dirigentes RN, puede hacer pensar que si Piñera gana las elecciones, habrá en el gobierno unos circunspectos señores que irán de querella en querella cuando alguien emita una opinión que no les guste. Por ahí no va la cosa. Si gana Piñera, lo primero que tiene que hacer es nombrar al negro como Ministro de Cultura y vamos moviendo el esqueleto y removiendo la bohemia, papurri. ¡Azúcar! Y por estos lados, debiera sondearse a Willy en cuanto a la posibilidad de asumir la Dirección Regional del Consejo de Cultura. ¡Sabor!

Si uno saca la cuenta, todo esto es una cuestión de lucas y por lucas. Y si de lucas se trata, Barrios dejó la escoba en los barrios de Puerto Varas. Al punto que debieron suspender un entrenamiento. Consultado por esto, un jugador de apellido Mena dijo que el asunto era un poco incómodo, que en el monumental la cosa era más ordenada, pero que igual era importante para ellos que en un lugar “TAN REMOTO” como Puerto varas, la gente manifestara intensamente su amor al Colo. En sus palabras, Mena deja clara toda su tendencia izquierdista, tratando groseramente a una comuna de derecha y lo hace movido por la envidia, ya que por dos años la ciudad ha sido calificada como la mejor ciudad para vivir. Quienes tienen acceso a la pantalla, no deberían hablar así. Al futbolista Mena hay que decirle que Puerto Varas es la ciudad de Javier Dropelmann y Rodrigo Marambio; es la ciudad de Edgardo Domke y Cristián García; es la ciudad de Arturo Schaeffer y Rosita Cuitiño; es la ciudad donde les gusta una buena mesa a Carlos Sahr y María Luisa. El jugador Mena debe saber que todos ellos son amigos del Príncipe Jorge de Mirador de Volcanes, a quien no le alcanza para ser tacaño.

Finalmente – y ya en el tema presidencial - digamos que si gana Piñera, por sus acciones lo reconoceréis. Si gana Frei, ganará por nariz, utilizando terminología hípica. Respecto a que Puerto varas es un lugar TAN REMOTO, pregunté de dónde había sacado eso el futbolista Mena. Me respondieron que él y otros jugadores habían leído la carta de Negrín y Opitz.

Versión Imprimible - Enviar a un amigo


 
       
otro sitio desarrollado por www.surpixel.cl

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0