Puerto Montt, miércoles 21 de noviembre de 2018   ir al Inicio  Contacto visitante Nº 406372
 
 
26 de junio de 2011

Compartir en Facebook


CAEL Y ABIN
Por Jorge Loncón

Cualquier pobrecito mortal, habitante de este lindo país esquina con vista La Polar, se siente descolocado ante las toneladas de noticias, de las cuales sólo un mínimo porcentaje es información. O las toneladas de información, de las cuales sólo un mínimo porcentaje es noticia. Y esta no es una cuestión de la que pueda culparse al periodismo o a los periodistas, sino a quienes son los creadores o protagonistas de “hechos”, cuya relevancia social se gatilla no sólo a partir del espacio que le otorguen la radio, los diarios, la televisión, sino también al cómo son “percibidos” por el “entendimiento” y el “sentimiento” del homo chilensis.

Es decir, aquí las culpas son reparten por igual entre el chancho y quien le da el afrecho. Y no es relevante saber cuál es el uno y cuál es el otro. Lo importante es no perder de vista el antiguo proverbio chino, que reza: “no se queje del espejo, quien tenga el hocico chueco”.

Quienes critican al Gobierno (cruelmente, injustamente, torpemente, etc., etc.) y lo acusan de haberse guardado “el cambio”, porque “el cambio” no se nota, están profundamente equivocados. Los cambios comenzaron, están al alcance de la mano y se nota en todos los quehaceres de la vida nacional, y también en la internacional, como antaño, cuando los señores políticos de gorra y pistola, nos gritaban que Chile era un ejemplo mundial, un oasis de paz y tranquilidad, que íbamos bien y mañana mejor, y que el estado de sitio, el estado de emergencia, el estado de perturbación de la paz interior, el artículo 24 que permitía detener, torturar y exiliar gente, era apenas un detalle.

Chile hoy re- escribe la historia, desde los cimientos mismos de la civilización cristiana occidental, gracias al Cambio que vino de la mano de RN, la UDI y el Guatón Flores. Por ejemplo, a quienes pensaban que Adán y Eva era una metáfora biblíca que explicaba lo que de manera menos poética explica la teoría de la evolución ( o sea, la aparición del hombre y su destino en la tierra), hay que subrayarles lo equivocados que estaban.

Porque gracias a este Gobierno, se supo la firme: Adán y Eva fueron los Primeros Emprendedores. El propio Presidente se encargó de señalar que los emprendedores desafían las normas y Adán y Eva desafiaron la norma de abstenerse de las manzanas, y las emprendieron contra el árbol completito, comiéndose - al parecer - toda la cosecha del año, en una zambacanuta que les costó algo así como el artículo 24 transitorio del gobierno militar: fueron expulsados del Edén. La analogía es plenamente válida: no olvidemos que Chile es la copia feliz del edén.

También, gracias al Cambio y la Nueva Forma de Gobernar, se hizo la luz en el primer episodio criminal que registra la historia. Porque, movidos por quién sabe qué cochinos conflictos de interés, nos dijeron desde niños que Caín mató a Abel. Y no era na´ así la cosa, po´. Hubo un vuelco en este caso criminal, y resulta que Abel se las traía y despachó a su hermano con arma fósil. Todo lo que esto implica, debe ser explicado, hay que saber por qué nos alteraron y ocultaron estos hechos durante miles de años. Sin duda, la llegada del ex Fiscal Peña al Ministerio del Interior, ya está rindiendo sus frutos.

También, en el plano de la geografía de nuestro lindo país esquina con vista La Polar, los cambios se han mostrado de manera inequívoca: gracias al actual Gobierno, supimos que existía la Isla de Chaitén, cuestión que – de haberlo sabido antes – nos habría ahorrado una cantidad importante de viajes, sinsabores, discusiones, estudios, etcétera. Pero el Ministerio de Educación se puso las pilas desde el comienzo, y he aquí la Isla de Chaitén, ciudad donde los gobiernos (incapaces) anteriores querían llegar por una carretera. Sólo a la Concertación se le podía ocurrir tamaña cosa. Por suerte, contamos hoy con una Nueva Forma de Gobernar.

Y si de islas se trata, tampoco es menor que se haya descubierto que Robinson Crusoe no era una novela, sino el testimonio histórico de este náufrago. Era oportuno que, a 500 años de nuestra independencia, por fin se nos contara la firme y todas las falsedades históricas, políticas, religiosas que la humanidad se empeñó en hacernos creer, con la complicidad de gobiernos incapaces, que jamás buscaron – como éste – a los mejores y a los excelentes, provenientes de RN y de la UDI y del Guatón Flores.

Porque – hay que decirlo – el rol de los partidos de Gobierno ha sido fundamental: su funcionamiento, coordinación y apoyo han sido decisivos en el trabajo de Los Mejores, al punto que cuesta distinguirlos. De hecho, conozco personas que hablan de RI (Renovación Independiente) y de UDN (Unión Demócrata Nacional). Cuando le reconozco todos estos méritos a un amigo de derecha, me dice, modesto, que las cosas no son tan así, que de repente tienen una que otra diferencia.

- Pero, por supuesto, no nos vamos a matar como Cael y Abín.
- ¿Cómo quienes?
- Cael y Abín. O sea, Caín y Abel, pero preferimos llamarlos así.
- ¿Por qué?
- Porque –mal que mal - ellos son hermanos, tal como nuestros partidos. Una misma sangre, anhelos que se funden.
- Pero… ¿quién mató a quién?
- No importa. ¡Somos tan parecidos!




Versión Imprimible - Enviar a un amigo


 
       
otro sitio desarrollado por www.surpixel.cl

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0