Puerto Montt, miércoles 21 de noviembre de 2018   ir al Inicio  Contacto visitante Nº 406415
 
 
7 de agosto de 2011

Compartir en Facebook


LA NUEVA FORMA DE RECAUDAR
Por Jorge Loncón

El estreno de nuevas formas en la administración del Estado, ha sido francamente de espectáculo, aunque el ministro de Economía haya sepultado la Nueva Forma de Gobernar, un tiempito antes de ingresar al “equipo”. Donde quiera que vaya el ciudadano medio, donde quiera que se contacte para solucionar cualquier tema del “ejercicio de vivir”, surge alguna novedosa “forma”, cierta innovación, cierto “emprendimiento” para hacer más “eficaz” el vapuleado accionar del aparato público, al que se trata de pintarrajear con pintura de guerra “privada”.

Hace poco, y en menos de una semana, fui objeto de tres llamadas que califiqué de “sospechosas”, pues el lenguaje y la forma se parecían bastante a la manera en que hoy por hoy se practica la estafa telefónica. Lo curioso del caso, es que las llamadas provenían – de acuerdo a los autores - , de la tesorería General de la República, asunto más sospechoso aún, pues si bien es cierto se emiten cuatro cobros de contribuciones en el año, acostumbro a pagarlos juntos en el mes de diciembre. También era sospechoso que se empeñaran en ubicarme, en distintos teléfonos, para cobrar dos boletas de aquéllas, de 28 lucas cada una. Más sospechoso – todavía - es que llamaran también a un número celular de mi hija, que si bien lo financio yo, es un número que JAMAS he dado a empresa ni repartición alguna como fono de contacto para con mi adinerada persona.

Como ciudadano querendón de su país y de sus instituciones, me contacté con Tesorería para alertarles de lo que estaba ocurriendo, casi convencido que se trataba de un intento de estafa. Pasados un par de días, recibo la sorprendente nota de la Jefa de División de Cobros y Quiebras. La señora en cuestión confirma que “la llamada” era de su repartición. Por cierto, yo había indicado las tres llamadas recibidas, pero la señora no se dio por enterada. En tiempos de “los concertados”, como dijo una mente brillante de por aquí, se normó el tema de las cobranzas telefónicas de las empresas a sus clientes. Sin embargo, hoy, en la época de “los colisionados”, desde una institución pública - al parecer – se ha comenzado a practicar el acoso telefónico.

La señora “me informa” que tengo dos cuotas impagas, como si yo no hubiese recibido las papeletas de cobro. A renglón seguido, señala: “ lo invito a regularizar a la brevedad esta situación, ya que de mantenerse la morosidad de las citadas cuotas, usted se encuentra expuesto a la posibilidad de que se inicien acciones de cobro judicial, con las evidentes molestias que aquella situación le puede implicar”. ¿Qué diferencias hay entre este cobro, y el que hacen los bancos, las financieras, o el retail?

Pero luego - ¡cáspita! - comprendí todo: para financiar la “revolución educacional”, Tesorería necesite con urgencia el pago de mis dos boletas de 28 lucas, las que, sumadas a las patentes que pagan las salmoneras y las grandes empresas, son imprescindibles. Porque, aclaro, por una casa que terminaré de pagar el año 2025 ( si es que estoy vivo) pago un impuesto anual de 112.000.- pesos, casi cinco veces más de lo que pagan en patente – en Puerto varas – las empresas Marine Harvest, Trusal, Aguas Claras y Río Pescado; y pago dos veces lo que paga en patente Los Fiordos, en Puerto Montt. Seguramente todos nosotros, los millonarios de clase media de este país, le estamos provocando un problema al Estado y como la nueva forma de gobernar aplica prácticas “privadas” para demostrar “eficiencia”, desde ahora la tesorería General de la República empezará a acosarnos por teléfono y tendremos que desechar la posibilidad de chutear la deuda a diciembre.

Los imbéciles que pretendemos mantener fuera de información de los apuros económicos a nuestros hijos, estamos sonados. Porque la Tesorería es tan eficiente, que casi resulta asombroso que manejen el fono fijo de mi casa, mi fono celular , y el de otro miembro de la familia, y llamen a esos tres números en una semana?¿Le habrán “comprado” la información a mi compañía de teléfono móvil? ¿Quién le dio permiso a mi compañía telefónica para vender esa información o entregarla sin costo?

Bueno, todo esto sucede a quienes somos de clase media. Es decir, a quienes andamos a medias, y que pasamos la vida con la media escoba en nuestras finanzas, porque sólo falta que nos cobren la respiración. Somos del “estrato” de quien todas las autoridades dicen estar “preocupados”, lo que desde ya, se agradece. Claro que más se agradecería que tanta preocupación se tradujera en hechos concretos.

Y la verdad, no sería mala idea que la Tesorería General de la República desistiera de arruinarnos el fin de semana, cobrando 56 lucas, que corresponden al 20% de mi dividendo. ( O pago el dividendo, o pago las contribuciones de una casa de la que no he pagado el dividendo). Se entiende que nuestro Estado es responsable de todos y, cuando le presta 500 millones (a través de la ENAMI) a los empresarios de la Minería para que éstos paguen los finiquitos en la Mina San José, deja muy en claro que “todos son mis hijos”, como dijo Arthur Miller. Para el desarrollo de la Minería en Chile, mis 26 lucas trimestrales son imprescindibles y pagar todo de una vez, a final de año, demuestra una clara insensibilidad con el sector minero.

De todas maneras, no es posible sustraerse a más de alguna pesadilla, donde se lee en una página de diario: “Tesorería General de la república, contra innombrable espécimen de clase media: procédase a cobranza judicial y remate de bien inmueble, por el atraso en el pago de dos cuotas, de la propiedad que el innombrable terminará de pagar (con cueva) en el año 2025. Las cuotas son de 28 lucas cada una, lo que hace un total de 56 lucas. Procédase al remate de la propiedad y hágasele llegar el vuelto al innombrable”.

Y bueno, no me gustaría que la revolución educacional fallara por culpa de mis 26 lucas trimestrales. Ahora, las no respuestas, la mala redacción, las redundancias de la carta de la Jefa de División de Cobros y Quiebras, pueden ser atribuibles al rodaje de la “nueva forma de recaudar”, y eso se perdona. Pero lo que no puede obviarse es que tipos sospechosos de clase media baja, no contribuyan a tiempo al Estado, y se permitan opinar que la reforma tributaria es inevitable, por supuestas “desigualdades”. ¿Qué desigualdad? El pasado jueves, por instrucciones del ministro correspondiente, Carabineros gaseó y apaleó a quien se le puso por delante, sin distingos de ninguna especie. Más igualdad, ¿a dónde?

Versión Imprimible - Enviar a un amigo


 
       
otro sitio desarrollado por www.surpixel.cl

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0