Puerto Montt, sábado 22 de septiembre de 2018   ir al Inicio  Contacto visitante Nº 392147
 
 
28 de agosto de 2011

Compartir en Facebook


HISTORIA DE UN EMPRENDEDOR (AÑO 2030)
Por Jorge Loncón

Pasado mañana, 28 de diciembre de 2030, asumirá oficialmente la Presidencia de la República de Chile, el representante del MIS (Manga de Inútiles Subversivos) don Jacinto Peralta Letelier, quien venciera ampliamente en los recientes comicios a Benedicto Ortiz de Zárate Larraín, representante del GDCU (Gente Decente Como Uno). Una vez más, la Coalición Gobernante se impone, eligiendo un primer mandatario de sus filas, para un quinto período sucesivo. El dato no es menor, por cuanto en 2014, 2018, 2022, 2026 y ahora, el MIS (conocido también como La Manga) ha derrotado sin sobresaltos al GDCU, conocido también como La Decencia.

Sin embargo, hay un hecho nuevo: la coalición gobernante ha debido ampliar su base de sustentación, a varios movimientos más pequeños, a saber: Comunidad Endemoniadas, Colectivo Pollerudos, Acción Los Señoritos y los movimientos Huachos, La Perra, Huelga Sin Hambre y VAPM (Violentistas al Por mayor). Hay que recordar que todos estos grupos son de larga data, pues nacieron al amparo del movimiento estudiantil del lejano 2011, que produjera cambios dramáticos en el país, como el traslado de Plaza Italia a Curacaví y la declaración de la Alameda como patrimonio nacional (y luego “de la humanidad”), prohibiéndose usarla, salvo a peatones con ticket en mano, o a turistas acreditados en sus respectivas embajadas.

En cuanto a la oposición (GDCU) los niveles de apoyo que mantiene pueden considerarse estables dentro de su gravedad, pues , desde 2014 (cuando hizo suyo el legado del gobierno de Chacarillas), no ha podido remontar el 26% de adhesión, lo que se ha transformado en un porcentaje histórico que constituye todo un desafío para sus dirigentes, quienes ya se han planteado que, para la próxima elección, es necesario alcanzar un 27%, y mantener un ritmo de crecimiento que le permita enfrentar con éxito los comicios del año 2102 (dos mil ciento dos).

Una de las características más notorias del presidente electo, es la serenidad con que enfrentó a su rival, quien varias veces lo emplazó, calificándolo de violentista, anarquista, guerrillero y escritor, ofensas (sobre todo la última) que provocaron el rechazo incluso de sus propios partidarios, por lo que Ortiz de Zárate debió disculparse argumentando que lo habían mal interpretado. La misma serenidad marcó el actuar de Peralta, cuando desde su sector se alzaron voces que cuestionaron el origen de su fortuna, pues, según se afirma, habría sido conseguida utilizando información privilegiada. Ha contribuido a estas críticas, el que el propio Peralta haya dicho estar abierto a la creación de universidades privadas y al lucro en éstas, cuestiones que habían desaparecido de la agenda nacional, en el período de la Presidenta Vallejo. Recordemos que ella – incluso - nacionalizó la Universidad Adolfo Ibáñez, transformándola en Universidad Luis Emilio Recabarren, argumentando que la institución nunca había dejado de ser una escuela de negocios.

Sin embargo, no es ocioso dar una breve mirada a la trayectoria comercial del nuevo Presidente, pues ella es reveladora de una voluntad contumaz por vencer la adversidad económica con que debió enfrentar su niñez y juventud. El Presidente electo tenía 20 años para los movimientos de 2011, y cursaba ya el tercer año de Sociología en la Universidad Arcis. Consciente de un futuro que se adivinaba precario, decidió acometer un emprendimiento: las movilizaciones de ese año demandaban bienes y servicios que nadie había estado dispuesto a ofrecer. Un golpe de audacia, lo llevó a ubicarse en una manifestación que se desarrollaba en el sector Universidad de Santiago, provisto de un carro de 3 mil limones, comprados por kilos y al crédito. Los vendió todos, a cien pesos cada uno, en menos de una hora, con una utilidad líquida de 200 mil pesos.

Muchos le habían pedido sal, para acompañar al limón en el combate a las lacrimógenas, de manera que al día siguiente llegó preparado con un “pack” consistente en una bolsita conteniendo un limón y una bolsita más pequeña con media cucharada de sal, todo ello por la módica suma de 200 pesos. Antes de la media hora había vendido todos los pack, sumando 600 mil pesos, con una utilidad líquida de 450 mil pesos. Jacinto calculó que con tres manifestaciones a la semana, durante un mes, podía acumular un capital inicial importante. Las manifestaciones duraron seis meses, incorporando marchas multitudinarias. A estas últimas, Peralta llegaba con 10 mil pack (limones y sal), y retornaba en dos horas a su hogar con dos millones de pesos.

Pronto amplió su radio de acción. Contrató a egresados de Literatura, Filosofía, Teatro, Historia y Sociología, para la venta de sopaipillas y paraguas cuando llovía en las protestas y empanadas ante la proximidad de septiembre. El trabajo se pagaba con porcentajes. Un solo contratado vendía más de 500 paraguas a mil pesos, y recibía 200 pesos por cada uno. Eran 10 mil pesos en una hora de trabajo, por lo cual se incorporaron a la “fuerza de venta” varios profesores con grados de Magíster y Doctor de la Arcis. Jacinto Peralta decidió poner fin al negocio cuando un grupo de sus vendedores lo enfrentó, exigiéndole mejoras salariales. Había acumulado para entonces, una cifra cercana a los 100 millones de pesos. Aunque no era partidario del Gobierno de Chacarillas, no podía sino dar las gracias al entonces Presidente Piñera, quien siempre recomendaba que, para hacerse rico, había que levantarse temprano: y así no más era. Las camionadas de limones, las materias primas para las sopaipillas y empanadas, había que comprarlas siempre a primera hora de la mañana, casi de amanecida.

El resto es historia conocida. A las preguntas recurrentes “cómo sabía él cuándo y dónde se producirían las manifestaciones y en qué puntos habría lacrimógenas”, sus amigos responden que eran cuestiones “deducibles”. Hay quienes han especulado que tanto carabineros encapuchados, como líderes del movimiento, le entregaban la información y él hacía uso de ella, pero eso no es más que especulación. El Presidente se tituló como Sociólogo, ingresó a La Manga y en el gobierno del Presidente Jackson fue un “panzer” como Ministro del Interior. Fue allí donde cimentó su estatura presidencial, más allá de los nexos que mantiene hasta hoy con agricultores de la zona central, algunos de los cuales han sugerido que el Presidente tiene un “verdadero monopolio del limón”, pues compró tierras y sigue hasta hoy comprando íntegras las producciones de esa fruta, para producir bebidas cítricas y pisco sour en alianza con una productora peruana.

Lo anterior, revela que el esfuerzo siempre triunfa. El electo Presidente, es una muestra palpable de ello. Eso no obsta para sugerirle, con altura de miras, que se deshaga de algunos negocios de su propiedad, como por ejemplo, la planta productora de bombas lacrimógenas que abastece a Carabineros.

Versión Imprimible - Enviar a un amigo


 
       
otro sitio desarrollado por www.surpixel.cl

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0