Puerto Montt, viernes 24 de noviembre de 2017   ir al Inicio  Contacto visitante Nº 337733
 
 
26 de octubre de 2014

Compartir en Facebook


ANABELLE, LA DIVERTIDA
Por Jorge Loncón

Desde un punto de vista sociológico, ir al cine en Puerto Montt, debe ser una de las experiencias más extrañas del mundo. Por cierto, hay también involucrados aspectos de nutrición, de riñones y vejiga, dadas las inmensas vasijas con las “palomitas” y los increíbles envases de gaseosa, que obligan al hambriento y sediento espectador, a salir demasiadas veces a “desaguar”, para no afectar la función renal. Si usted es un amante de las películas de suspenso y terror, por ningún motivo debe ir al cine para verlas. Consígase un DVD, baje la película por Internet, use cualquier alternativa, pero no vaya al cine. Porque en Puerto Montt, aquello que llamamos “atmósfera” del film se desvanece en forma absoluta entre las carcajadas del público. Así es: cuando el público se asusta, no se queda mudo, ni lanza exclamación que delate ese susto. Los tiempos cambiaron: ahora, el terror y el miedo se expresa a carcajadas. A la inversa, si usted va al cine en Puerto Montt, a ver una comedia, el ambiente es terrorífico y requiere de especialistas en Demonología: se encontrará con un silencio mortal sólo interrumpido por el sonido de dientes triturando palomitas, o de una garganta atragantada con gaseosa: es muy difícil escuchar una risa. O Chile cambió, o soy un pésimo y malhumorado espectador. De hecho, dejé de ir a los Temporales Teatrales, un día en que llegó un matrimonio con perro incluido, y en una parte de la función se puso a ladrar ( el perro). Es cierto que el animal tenía razón: la obra era un atentado, y los actores, verdaderos criminales de la actuación. Si tuviésemos sentido de la estética, todos deberíamos habernos puesto a ladrar.

La comentada película “Anabelle”, que en otros países ha provocado pánico, peleas y detenciones en la sala donde se exhibe, en Puerto Montt constituye una fiesta. En Francia, han intervenido los siquiatras para explicar el fenómeno, atribuyéndolo a los miedos propios de los adolescentes, miedos que son liberados en la película y adquieren caracteres agresivos, al punto que su exhibición se suspendió en algunas salas y en otras, se hace con resguardo policial. Algo que condimenta el espectáculo, son los hechos paranormales que habrían ocurrido durante el rodaje de la película. Hay expertos en Demonología analizando el caso. Pero, en Puerto Montt, las risotadas se escuchan hasta la isla Huar. Difícil concentrarse así. Me quedo dormido un rato y sueño que en mi casa aparece una muñeca en la puerta. La guardo en la bodega, pera esa noche la muñeca se mete en mi cama. Yo la contemplo un poco aturdido, porque es la mismísima Josefina Montané, que me mira fijamente, concentrada en mi astigmatismo, profundamente enamorada, y susurra mi nombre, diciéndome que no permitirá que Almacenes París se interponga entre nosotros. Justo cuando empieza a sobrevenir una escena triple X entre ella y yo, me despierta una carcajada fenomenal: una escena horripilante hace las delicias del público puertomontino.

En la vida real, en la historia de la muñeca Anabelle, hubo que recurrir a expertos en Demonología para tratar este fenómeno paranormal. Y basta con saber que el hecho fue real, para que a uno se le ericen los pelos hasta de las zonas calvas, pero esto no corre para el excelso público de nuestra ciudad, cuyas mandíbulas salen adoloridas de tanto gozo. Al salir, veo a un joven apoyado a una pared, riéndose con espasmos incluidos, mientras le dice a su acompañante: “P’tas, compadre, hacía tiempo que no me asustaba tanto una película”. Ya en la calle, me detengo a mirar las portadas de los diarios del día, aunque es casi de noche. Los titulares hablan de varios muñecos, elegidos democráticamente a nivel regional, y otros del sector privado - a nivel nacional - a quienes nadie eligió. En ambos casos, son muñecos diabólicos. Esto, más el recuerdo fresco de Anabelle, me convencen de la necesidad de una alianza público- privada, para que los Comités de Capacitación entreguen a los trabajadores, cursos urgentes e intensivos de Demonología Aplicada. Los contenidos deben considerar - obligatoriamente - sesiones prácticas de exorcismo.

Versión Imprimible - Enviar a un amigo


 
       
otro sitio desarrollado por www.surpixel.cl

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0