Puerto Montt, miércoles 20 de septiembre de 2017   ir al Inicio  Contacto visitante Nº 328154
 
 
2 de noviembre de 2014

Compartir en Facebook


ELOGIO DE LA ROTONDA
Por Jorge Loncón

Partamos señalando que un elogio es una alabanza, un homenaje. Se elogia lo magnífico, lo extraordinario, aunque eso es un poco relativo, porque hay gente que a las cuestiones más ordinarias las viste de un aura digna de ser homenajeada, simplemente porque las neuronas no le dan para un ejercicio más exigente. Un filósofo holandés, Erasmo, escribió uno de los elogios más celebres: Elogio de la Locura, traducido (o subtitulado también) como Elogio a la necedad o Elogio a la estupidez. Estos dos últimos conceptos vienen de perillas para proceder a nuestro elogio de la Rotonda. Pero, antes, consignemos algunas célebres máximas del filósofo, que nunca está de más considerar, sobre todo por lo oportunas que resultan por estos días: “Reírse de todo es propio de tontos, pero no reírse de nada es de estúpidos”. Escuchando radio y viendo TV, se hace oportuna tener en cuenta la siguiente: “Una buena parte del hablar bien, consiste en saber mentir con gracia”. Y después de estos tiros libres, que dan en el travesaño, remata con el arco al descubierto: “Ninguna sociedad, ninguna convivencia pueden ser agradables o duraderas sin locura, de modo que el pueblo no podría soportar a su príncipe, el amo a su sirviente, la doncella a su señora, el preceptor a su alumno, el amigo a su amigo, la mujer a su marido por un solo momento, si de vez en cuando no se descarriaran, se adularan, toleraran sensatamente las cosas o se untaran con un poco de locura”.

Rotonda, es un “Templo, edificio o sala de planta circular”; “Plaza circular”; “Departamento último de los tres que tenían algunas diligencias”. Esta última, se refiere a ese medio de transporte tirado por caballos, que era el más elegante en tiempos del lejano oeste. Es destacable que en ninguna parte de las definiciones que hace la Real Academia de la Lengua, se hable de La Rotonda como una vía para tránsito de vehículos. Es inquietante también. Cuando se habla de la Diligencia, uno tiene la esperanza de que, al día siguiente, John Wayne estará ordenando, aunque sea a balazos, la entrada y la salida a y desde tan maravillosa obra humana. Porque quien quiera ingresar y salir vivo de La Rotonda, debe procurar usarla entre las 2 y las 4 de la mañana. Quienes la usan a las 8 de la mañana y a las seis de la tarde, son suicidas que buscan una muerte asistida, sin resultados, porque en la Rotonda la gente entra a una especie de dimensión desconocida, donde no hay mortandad por obra y gracia de alguna energía que proviene del subsuelo.

La rotonda de Puerto Montt es maravillosa. Su diseño la hace única. En unos 20 años más, será una curiosidad universal y dará origen a mucho turismo de intereses especiales. ¿Por qué, se preguntarán los despistados que no logran entrar a ninguna de sus pistas? La respuesta es simple: porque La Rotonda…. “Es castiza, es hermosa, es poética y también original”. Junto a los diseñadores, por cierto, debe haber habido poetas que invocaron a las musas, debe haber existido una pléyade de artistas visuales que traspasaron su sensibilidad a los constructores. Y no olvidar que La Rotonda, aparte de ser un poema y casi una obra pictórica, es también una obra musical: cuando se transita por ella, el espíritu de Wagner nos invade y cuando salimos de ella, es Américo el que pide a todo pulmón que levante la mano aquél que nunca vió un camión con acoplado cambiándose de pista y dejándote casi bajo sus ruedas, o cómo pasa por delante de ti una camioneta que va al oriente, mientras tú direccionabas al sur, et. etc. Es urgente que el concejo municipal declare un “Día de la Rotonda”, porque hay días para todos los gustos, algunos francamente extremos, como el Día del Funcionario Municipal, pero no hay todavía nada que haga homenaje a esta monumental obra – La Rotonda - que debe llenarnos de orgullo a todos los puertomontinos con el corazón y la bandera bien puestos, sobre todo en las últimas semanas, cuando el patriotismo comenzó a medirse en género y en cantidad de metros cuadrados.

Versión Imprimible - Enviar a un amigo


 
       
otro sitio desarrollado por www.surpixel.cl

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0