16 de noviembre de 2014

¡EL CONGRESO A PUERTO MONTT!
Por Jorge Loncón

Las condiciones están dadas. La inauguración del nuevo hospital de Puerto Montt deja desocupado el enorme edificio de calle Seminario. En virtud del programa de descentralización que comenzará a implementarse, es ahora la oportunidad de trasladar el congreso, sacarlo de Valparaíso, pero no para llevarlo a Santiago, sino para traerlo a Puerto Montt. No hay duda que los parlamentarios podrían seguir gozando de los productos y servicios de los que hasta hace poco gozaban los enfermos y sus parientes: mucho milcao, harta sopaipilla, empanadas de todo sabor: todo frito en manteca de chancho light (la manteca), muy conveniente para los enfermos del hígado, y que se vendían de manera abundante a la entrada del edificio. Es cierto – pero no importa - que habría que construir dos torres para oficinas, no con vista al mar, porque en Puerto Montt, aunque se pudiera, no se puede. Es deducible que “la mejor vista” sería hacia el cerro.

Las instalaciones actuales podrían ser repartidas de la siguiente manera: el área que ocupaba el pabellón de Urgencia, debería ser ocupado por la Comisión que estudiará las reformas a las AFP y, si se hace necesario, puede extenderse a las dependencias de la UCI y de la UTI. En el área de traumatología, debieran albergarse las discusiones de la Comisión de Educación y las reformas laborales. En las instalaciones de Siquiatría, debieran funcionar las bancadas de los distintos partidos. Las dependencias donde se toman exámenes de sangre, orina, deposiciones varias, y lo que tiene que ver con Radiología, pueden ser destinadas a la Comisión de Asignaciones parlamentarias. En el sector de Cocina y Lavandería, debieran instalarse la Comisión de Hacienda y la de Etica.

Como ya ha sido una práctica habitual, y como la oposición se cansó de andar pelando y ahora anda “interpelando”, hay que buscar un lugar acorde para ello: podría ocuparse ese especie de Salón de Actos que está construido a un costado de las instalaciones y donde se celebraba el día del funcionario. Por otra parte, las dependencias de La Morgue constituyen un espacio muy adecuado para habilitarlo como Comedor y Café del parlamento.

Una de las cuestiones problemáticas, serían las reuniones plenarias, y evidentemente, habría que buscar un sitio más acorde con el carácter de esas reuniones: mal que mal, allí concurren todos los poderes del Estado los días 21 de mayo, y los aspectos protocolares hay que cuidarlos. Como se está levantando un nuevo edificio al lado del mall costanera (cuyos datos parecen ser secreto de Estado y Seguridad Nacional), sería bueno establecer un convenio para ocupar los subterráneos de esta nueva edificación, siempre y cuando los guardias adviertan cuando se están robando los autos de las autoridades,

Y siempre y cuando hubiese motores suficientemente poderosos para extraer el agua que el porfiado mar filtra por debajo de los edificios construidos en el borde costero. Si todo eso está cautelado por el Municipio, estamos OK. Porque esa es una cuestión fundamental. No sería bueno ver a nuestro parlamento con el agua al cuello.

Imprimir